Cervezas checas: historia, principales estilos y curiosidades

Cervezas checas: historia, principales estilos y curiosidades

Hace 8 meses

Las cervezas checas son pioneras en el mundo cervecero. Con una larga historia, el país fue el creador de uno de los estilos más icónicos, el de la cerveza pilsner. Te contamos todo sobre esta escuela, sus estilos y cinco curiosidades que debes conocer.

Los orígenes de la cerveza checa

La historia de la cerveza checa comienza durante la Edad Media, cuando los únicos habilitados para fabricar esta bebida eran los monasterios. Desde el inicio, los monjes comenzaron a usar el lúpulo para la fabricación.

La larga experiencia hizo de la cerveza checa una de las mejores del mundo. La primera escuela de cerveceros nació en Bohemia durante el siglo XVIII, y desde entonces, las escuelas prosperaron en la región.

Pero uno de los hitos más destacados en su historia ocurrió durante el siglo XIX en Plzeň, con el nacimiento de la Pilsner Urquell, la primera cerveza pilsner de la historia, que luego se haría popular en todo el mundo. Cabe destacar que si bien este estilo es consumido internacionalmente, en República Checa solo se denomina pilsner a la Pilsner Urquell. 

Posteriormente, durante el período comunista, se redujo la producción y sobrevivieron dos estilos de cerveza, la pálida y la oscura. Este período preservó técnicas de elaboración de la cerveza que ya habían desaparecido en Europa.

Con el fin del comunismo, regresaron los bares y la experimentación en técnicas y sabores.

cervezas checas

Las cervezas checas hoy: los estilos más destacados

La cerveza checa es sello de calidad en el mundo entero. Existen alrededor de 250 marca y entorno a 1000 pequeñas cervecerías.

Siguiendo la división según el color encontramos estos estilos: 

Czech Pale Lager

Lager pálida, de cuerpo ligero, rica, refrescante, lupulada y amarga. Con menos alcohol, menos cuerpo y un formato menos intenso que la Czech Premium Pale Lager.

Czech Premium Pale Lager o Pilsner

Lager con mucho carácter a malta y lúpulo, y con un acabado largo y redondeado. Compleja pero bien equilibrada y refrescante. El amargor es fuerte, pero limpio y sin durezas, lo que da una impresión redondeada que la hace fácil de beber. Es la famosa pilsner. 

Czech Amber Lager

Lager orientada por la malta ámbar checa, con un carácter a lúpulo que puede variar de bajo a muy significativo. Los sabores a malta pueden variar un poco, dando lugar a diferentes interpretaciones que van desde pan y suave bizcocho, a dulce y algo de caramelo.

Czech Dark Lager

Una lager oscura y maltosa con un carácter tostado que puede variar desde ausente a bastante prominente. Maltosidad con un perfil de sabor interesante y complejo, con niveles variables de lupulado que proporcionan un rango de interpretaciones.

5 datos curiosos sobre las cervezas checas

bar de cervezas checas

Para finalizar, te compartimos cinco datos curiosos de las cervezas checas para seguir aprendiendo sobre esta escuela. 

República Checa castigaba con pena de muerte el robo del lúpulo. Fue en épocas del rey Václav II de Bohemia, en el Siglo XIII, lo que demostraba la importancia del lúpulo para la economía de la región.

Cada bar en República Checa sirve una sola marca de cerveza. Los bares tradicionales venden un solo tipo de cerveza de barril, aunque haya excepciones. 

Los bebedores checos suelen preferir más espuma que cerveza.

La cerveza se sirve principalmente en botella, las latas solo están pensadas para los extranjeros. 

Cómo brindar. Al chocar los vasos se dice «na zdraví» (a su salud), se debe mirar a los ojos y evitar cruzar los brazos.

¿Quieres saber más? Sigue aprendiendo sobre las escuelas clásicas: 

Cervezas alemanas

Cervezas belgas

Cervezas inglesas