Hay días y momentos
para todo, está claro.

Y hay instantes que nos hacen sacar
nuestro lado más cervecista

Desde la desconexión, la más pura espontaneidad, compartiendo momentos, con los de toda la vida.
Hablamos de espacios de liberación, que compensan esa presión del día a día, pequeños premios que mereces por el trabajo bien hecho…

Sensaciones diferenciadas que hacen que aprecies la cerveza en su total esplendor, distinguiendo sabores, olores y fermentaciones que la convierten en un sinfín de tipos en los que aprender a diferenciar y degustar cada clase. Ese momento perfecto para debatir acerca de sus matices, esencia y el por qué de su elaboración.

Burbujas de Placer asociadas a lo excepcional que cada vez más comienzan a entrar en lo cotidiano.
Cervezas para probar, catar y degustar. Un mundo único y experiencial donde descubrir a ese gran conocedor de la cultura cervecera que llevas disfrutando tanto tiempo.

Descarga el Manifiesto