La copa Goblet: el cáliz de las cervezas belgas de abadía

La copa Goblet: el cáliz de las cervezas belgas de abadía

Hace 5 meses

La copa Goblet, ideal para disfrutar de todas las cualidades de determinadas cervezas belgas de abadía.  

‘Cada cerveza con su copa’, práctica obligatoria una vez se van probando distintos estilos y tipos, y que nos lleva a ser cada vez más selectivos con el recipiente que se emplea en cada momento Cervecista.

La copa Goblet, también conocida en el argot cervecero como ‘Chalice’ o ‘Cáliz’, típica de las cervezas de abadía, trapenses y de estilo ale, es prácticamente igual a la copa donde se sirve el cáliz. Ligeramente más baja con respecto a otros vasos y copas para cerveza, presenta una altura y tallo medio.

Su apertura, más ancha de lo habitual, permite detenerse en toda la parte visual de color y apariencia, y en cada uno de los aromas que despiertan este tipo de cervezas.

Es típico observar cómo algunas copas Goblet presentan ciertos labrados o elementos decorativos dorados o engranados alrededor del cristal. Está pensada para cervezas ale o de alta fermentación, de cierta intensidad y más complejas, como las Abadías belgas.

 

Una Grimbergen double-ambrée (de doble fermentación y ambarina por sus destellos cristalinos de color ámbar) servida en esta copa, permitirá un paso muy agradable en boca, que nos detendrá a apreciar las maltas tostadas de una cerveza con características únicas.

Sin alejarse de la cuna de la cerveza belga y las cervezas de abadía, no debe dejarse pasar la oportunidad de distinguir los matices de una belgian blonde ale, bastante aromática, o incluso arriesgar y apostar por el servicio en este tipo de copa de una Grimbergen Blanche cerveza de trigo más refrescante elaborada según la receta originaria de los monjes.