Loading...

Magna de San Miguel y ensaladilla rusa, un aperitivo irresistible

Magna de San Miguel es una cerveza de tipo Golden lager contemporánea. Resulta ideal para compartir con una tapa de ensaladilla rusa, uno de esos imprescindibles que nunca suele faltar en la barra de cualquier bar, o como idea muy sencilla para preparar en casa.

La ensaladilla rusa puede apetecer durante todo el año, pero es especialmente en verano cuando más solicitada está. Servida en forma de tapa o ración, muy fresquita, hace que entre fácilmente y sea perfecta para acompañar con cerveza.

Sugerimos a la hora de disfrutar este aperitivo la envolvencia de Magna de San Miguel. Una alternativa muy redonda que va a poner a prueba el paladar.

Magna está inspirada en el estilo Helles Exportbier, que son un tipo de cervezas lager alemanas más pálidas, pero al mismo tiempo muy bien balanceadas. Es una cerveza para alternar a diario con un toque más exigente, que se sale un poco de los sabores más habituales.

La ensaladilla rusa ¿Quién dijo que está pasada de moda?

Si creemos que la ensaladilla rusa está demodé, es un plato pasado de moda, o servido en las mesas ochenteras de la época, no somos conscientes de lo que nos podemos perder: la posibilidad de saber lo que es un auténtico placer para los sentidos.

Esta ensalada, también llamada “Ensalada Olivier” en honor a su creador, no es tan rusa como creemos. Al menos su inventor no lo era. Al parecer salió de un restaurante del Hermitage de Moscú (Rusia), de la mano de un cocinero belga de origen francés llamado Lucien Olivier en el S. XIX que trabajaba en el Hermitage, un lugar frecuentado por la aristocracia y la sociedad zarista de la época.

La mezcla de la época contenía otro tipo de ingredientes, algunos de ellos parecidos, y otros muy distintos (como el caviar o algunas carnes, impensables ahora en la receta actual) que han evolucionado hacia las versiones más conocidas de la ensaladilla de ahora.

Entre las interpretaciones más actuales, existen múltiples. La clásica, la murciana, o las variantes del estilo “a mi manera” o “con lo que hay en la despensa”. Sin embargo existen unos mínimos que se deben cumplir y que no pueden faltar. Hablamos del elemento estrella que la caracteriza, la salsa mayonesa casera auténtica, muy cremosa. Con un toque de rock and roll a base de un punto de vinagre y sal, que si falta, sin duda ya no estaremos hablando de ensaladilla.

Así, y para disfrutar su sabor, necesitamos que tenga patata cocida en su punto y en dados (ni muy dura, ni pasada como puré), zanahoria, huevo cocido picado, atún o bonito, guisantes, y para adornar unas tiras de pimiento rojo y huevo rallado en todo caso.

El toque de las aceitunas sin hueso -eso sí, bien escurridas- es muy personal. Pero hay adeptos de esta tendencia, y en este caso mejor someterlo a votación.

¡Evitemos disfrutarla con algunos elementos como la cebolla, los palitos de cangrejo envasados, o con otros condimentos y salsas! que la anulamos por completo.

Ahora sí. Para degustar la tapa al completo, mejor vamos a servirla en una vajilla sencilla y de colores claros, con el objetivo de contemplar sus tonalidades y saborearla.

Y por último, pongamos la nota y apreciemos toda la intensidad de este mix con la propuesta cervecista Golden lager Magna. Su sabor a lúpulo herbal más marcado y sus notas afrutadas, la convierten en perfecta compañera para este aperitivo o entrante.

¿Eres mayor de edad?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios para mostrarles publicidad relacionada con sus preferencias, y facilitar la interacción con redes sociales. Sí continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.