Loading...

Alhambra Reserva Roja y cachopo Asturiano, manteniendo la tradición

Alhambra Reserva Roja es una cerveza para disfrutar con los cinco sentidos. Es la compañera perfecta para platos de carne como el cachopo asturiano, un producto típico de la zona que armonizará y dotará de personalidad a este maridaje lleno de tradición y fieles seguidores. Sigue leyendo…  

El cachopo es un plato muy común dentro de la geografía asturiana. Digamos que se ha convertido en todo un símbolo para el Principado y si estamos en Asturias, el plan cuasi obligado es visitar alguno de sus restaurantes y disfrutar de este manjar para el paladar y los sentidos.

Como más adelante explicamos, además de que se puede pedir en cualquier sitio fuera del paraíso natural, es relativamente sencillo de preparar. Pero la realidad es que en la “tierrina” sabe distinto. Su naturaleza, los paisajes verdes y el ambiente que se respira, son el atrezzo perfecto para todo el ritual que conlleva comer cachopo.

El cachopo asturiano, un plato muy casero

No está claro donde nació el cachopo. La teoría generalizada dice que la preparación surgió de forma espontánea en las casas. Porque este filete empanado, además de contar con productos típicos de la región (en su versión originaria y más popular los ingredientes son la ternera asturiana, el queso, el jamón, harina, huevo y pan rallado para el rebozado), es robusto y grande. Como la mayor parte de la gastronomía típica de la zona, que estaba destinada a alimentar a toda la familia al mismo tiempo y bajo una gestión de aprovechamiento máximo de los productos de la despensa.

El término procede de la similitud que guarda su forma con los troncos huecos de los de los árboles que se llaman “cachopos”. Más tarde, el filete asturiano se fue incluyendo en las cartas de los restaurantes y se ha hecho popular en cada rincón de la península.

Múltiples versiones

Como ocurre con casi todos los platos, sobre todo aquellos (como el cachopo) cuya esencia es a base de un relleno que admite la combinación de varios productos al mismo tiempo, la receta se ha ido customizando con múltiples propuestas que sin perder la esencia, le aportan un toque distinto a la alternativa tradicional.

Así, contando con una buena base que es la ternera asturiana, el relleno puede alternarse con unas láminas del clásico jamón ibérico, o incluso con otros embutidos curados que admiten muy bien la combinación, como la cecina.

Otro elemento importante que le añade ese toque de cremosidad es el queso. Mejor elegir un tipo que se funda fácilmente con el calor. Pensemos en algunos quesos franceses, como el Camembert o el Brie, en un Havarti de Dinamarca, o incluso se puede incluir alguno asturiano como el Gamonéu, un queso azul, también muy de la zona, y cuya salsa se convierte en la alternativa perfecta para conjugar con Alhambra Reserva Roja.

Esta cerveza es intensa, está inspirada en el estilo Bock y requiere de su tiempo para disfrutarla. Resulta ideal para acompañar con carnes y embutidos curados, y el punto del queso en una carne como el cachopo redondeará toda la experiencia.

Complementará con cada trago el maridaje. Los matices de cereal tostado de Alhambra Reserva Roja encontraran afinidad con los aromas del empanado, a la vez que suavizaran los sabores del queso.  Su amargor y fragancia alcohólica al mismo tiempo ayudaran a limpiar el paladar, invitando a probar otro bocado.

Veamos cómo prepararlo…

Cachopo asturiano tradicional y Alhambra Reserva Roja

En primer lugar, se servirá una Alhambra Reserva Roja para ir abriendo boca al mismo tiempo que cocinamos el cachopo.

La receta tradicional permite improvisar y conseguir fácilmente los productos. Ante todo es importante que sean frescos y de calidad.

En cualquier establecimiento se pueden encontrar para su elaboración:

  • Dos filetes de ternera (mejor si es asturiana y de la parte de la cadera)
  • Unas lonchas de jamón (serrano o ibérico que no exceda el punto salado al resultado)
  • Unas láminas de cualquier queso cremoso, de los citados anteriormente
  • Patatas para freír
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimientos para la guarnición. Bien pueden ser asados o de piquillo en conserva, o también de elaboración casera.
  • Otra alternativa es acompañar con ensalada mixta de lechuga y tomates de la huerta.

Preparamos, extendemos, aplastamos bien los filetes y los salpimentamos. Cubriremos completamente uno de ellos con las lonchas de jamón, y a continuación repartiremos de forma uniforme el queso, en láminas o dados muy finos. Acto seguido cubrimos y sellamos ambos filetes.

Empanamos en orden, pasando la carne primero por harina, huevo batido y pan rallado, retirando los restos de forma correcta, para freír en una sartén cubierta con aceite de oliva bien caliente.

El truco es que absorba muy bien el sobrante de aceite para que el resultado quede bien crujiente y con todos los ingredientes en armonía.

Como guarnición, se acompañará de unas patatas fritas caseras cortadas en bastón o en dados, y con unos pimientos rojos asados (que previamente hemos tenido en el horno unos 30 o 40 minutos, y que se han preparado en tiras, pelados y aderezados con un toque de aceite de oliva y un punto de vinagre).

La alternativa a los pimientos, es presentarlo con ensalada mixta.

Por último, serviremos y presentaremos el cachopo en una bandeja armonizando con una copa de Alhambra Reserva Roja … pura tradición Cervecista.

¿Eres mayor de edad?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios para mostrarles publicidad relacionada con sus preferencias, y facilitar la interacción con redes sociales. Sí continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.