Loading...

Alhambra Reserva Esencia Citra IPA y chun kun, experiencia asiática

Alhambra Reserva Esencia Citra IPA es una cerveza muy equilibrada y refrescante, que acompañada con “chun kun” o los famosos rollitos de primavera, nos hará vivir una experiencia asiática irresistible para los sentidos de un Cervecista. ¿Te la vas a perder?

Rollitos de primavera y el secreto de su éxito 

Los rollitos de primavera, también conocidos como chun kun, o spring rolls en el mundo anglosajón, son esos rollos elaborados generalmente a base de una pasta elaborada con harina de trigo, rellenos de diferentes verduras picadas y con algún tipo de carne.

Como aperitivo asiático procedente de China no hace falta decir que es mundialmente conocido y querido. Los restaurantes chinos nos conquistaron hace décadas y con los famosos rollitos, para bien. ¿Quién no los conoce?, o mejor dicho ¿quién no los pide? son lo más…, y  acompañados de una cerveza muy equilibrada y refrescante como la versión “Citra” IPA de Alhambra, nos ayudará a limpiar el paladar en cada trago. 

Mucha historia y tantas versiones como fans

Este mini entrante del gigante asiático tiene tantos adeptos como miles de años. Aunque existen diferentes versiones acerca de su fecha de procedencia -algunas vertientes se decantan por decir que surgieron en la Dinastía Tang (618- 907)-, la teoría más extendida es que están presentes un poco más tarde, desde la Dinastía Song (960-1279 aproximadamente).

Los rollitos se consumían durante la celebración del Año Nuevo Chino lunar, y de ahí su nombre, coincidiendo con el inicio de la primavera. Con su apariencia colorida una vez abiertos lo entendemos todo.

La forma se inspira en los gusanos de seda, y como en la mayoría de recetas con relleno, admiten multitud de ingredientes y mezclas. Al principio contenían brotes de bambú frescos, y han ido evolucionando hacia otras recetas también muy conocidas, como la tailandesa, que los denomina “Lumpia”, un rollito de primavera fresco, cuya masa es más fina porque está preparada a base de arroz.

También son muy populares los Goi Cuon o rollitos vietnamitas, de textura crujiente, donde la capa exterior es a base de hojas de lechuga.

La cocina fusión actual también los ha modificado con otro tipo de rellenos, customizando con otras adaptaciones de los alimentos típicos de cada país (como el estilo “british” o con diferentes quesos franceses).

Pero sin irnos por las ramas, y dejando a un lado la disputa entre las distintas gastronomías asiáticas o las occidentales, hoy nos quedamos con la propuesta tradicional de la cocina cantonesa, del sur de China, que es la que más conocemos, y que va a la perfección para maridar con la última apuesta de Alhambra, de amargor moderado y muy afín con los toques orientales de esta especialidad.

Su preparación ¡No da pereza!

La verdad es que los chun kun o rollitos de primavera son relativamente fáciles de preparar, y si viene gente a casa o queremos sorprender a los nuestros, dan mucho juego mientras los vamos cocinando para alternar con una cerveza ideal con sus matices e inconfundible sabor.

El objetivo es quedar como un auténtico anfitrión y disfrutar de la experiencia. La clave está en contar con los ingredientes necesarios y como siempre tratar que sean verduras y un producto muy muy fresco.

Para una media de 8 o 10 porciones es importante tener a mano:

  • 250 gramos de repollo, o alguna col similar
  • Unos brotes de soja
  • ½ cebolla
  • 2 zanahorias medianas
  • Unos 300 gramos de carne picada de ternera
  • 2 cucharadas de soja
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • Hojas de pasta fina china (aunque a unas malas podemos sustituir por pasta filo)
  • 1 huevo batido
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal y pimienta

Para empezar, cortamos la cebolla y las verduras en juliana, y rallamos las zanahorias en tiras finitas y largas.

En un wok o sartén con cierta profundidad rehogaremos la carne con una pizca de aceite. Una vez lista, apartamos y en esa misma sartén añadiremos un poco más de aceite para dorar las verduras ¡hasta su toque crujiente!

A continuación, añadimos los brotes de soja, el jengibre y la carne picada que previamente apartamos, dejando cocinar durante unos 6 minutos. Incorporamos a la mezcla una cucharada de soja hasta adquirir su sabor. El relleno debe estar totalmente limpio de cualquier posible residuo graso para evitar que las láminas de pasta se rompan.

Con la masa de los rollitos extendida iremos colocando la mezcla con sumo cuidado, dándoles forma y cerrando. El toque es pintar con huevo batido para sellar el cierre.

Ya preparados, tendremos la sartén bien caliente, y los iremos dorando hasta servir y retirar el exceso de aceite.

Su servicio es muy reciente para evitar que pierdan ese toque crujiente. Se emplatan en una bandeja rectangular con palillos junto a un par de boles, uno de salsa agridulce, y otro con soja al gusto. Aunque si los palillos desesperan, está permitido que se coman con los dedos.

Disfrutaremos a tope de este maridaje si culminamos cada bocado con un trago de Alhambra Reserva Esencia Citra IPA, cuyos toques cítricos, resinosos y de frutas aportados por el lúpulo, serán el contrapunto perfecto para armonizar la explosión de sabores que desprenden los rollitos.

¿Eres mayor de edad?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios para mostrarles publicidad relacionada con sus preferencias, y facilitar la interacción con redes sociales. Sí continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.