Radler, la cerveza con limón más refrescante

Radler, la cerveza con limón más refrescante

Hace 2 meses

Radler es uno de los estilos que cobra más protagonismo durante el verano. Veamos cuáles son sus notas esenciales y el origen de la cerveza con limón para paliar las altas temperaturas.

¿Qué es una cerveza Radler?

Si de por sí la cerveza la asociamos a los momentos de ocio, barbacoas, comidas al aire libre o terraceo, y de forma generalizada la consideramos como una de las bebidas más idóneas para quitar la sed, la cerveza Radler entra sola y anima a tomar más de una, o incluso unas cuantas.

Las cervezas lager, son las de mayor consumo. Sin embargo, existe un amplio sector de la población que prefiere disfrutar de la cerveza con un sabor más suave, ligeramente entre ácido y dulce al mismo tiempo, y con unos niveles de alcohol más bajos de lo habitual.

Aquí es cuando entran en juego las cervezas Radler, más conocidas como cervezas con limón. Están entre las cervezas más refrescantes del mercado, y resultan especialmente ideales para la época estival.

La cerveza Radler no es de origen español

Efectivamente nos consideramos como el país de la “cerveza bien fría”, pero si pensamos que la cerveza Radler es de origen español, nos vamos a llevar una grata sorpresa. Ya por el nombre podemos pensar que no, desde luego.

La cerveza Radler surgió en Alemania durante los años 20 de la mano de un trabajador de ferrocarril, Franz Xaver Kugler, que más tarde decidió abrir su propio negocio, un biergärten en Deisenhofen (Munich), en la zona de Bavaria.

Después de la I Guerra Mundial el ciclismo se convirtió en el deporte de moda y Kugler, muy intuitivo y consciente que podría beneficiarse de ello, situó su bar en el lugar ideal de paso de seguidores y ciclistas.

Tal fue el éxito, que un día para satisfacer toda la demanda de cerveza, decidió mezclarla con zumo de limón, y así poder servir a todo el que pasara, impresionando con un nuevo sabor, distinto hasta lo que hasta ahora se había disfrutado. Así nació un nuevo concepto de cerveza, refrescante, sabroso y único.

Radler, que significa “ciclista”

Además Kugler dio un paso más, y en honor a los ciclistas decidió proclamarse creador de su nueva mezcla a la que llamó Radlermass (50% cerveza, 50% limonada), cuya denominación es “Radler”, que significa ciclista, y “Mass”  que es como se denominan las jarras típicas de Baviera de un litro.

El invento de Kugler se estandarizó con el tiempo y llega hasta nuestros días, donde la mezcla ha evolucionado en proporciones según los gustos del consumidor.

Su expansión y múltiples denominaciones

Poco a poco se fue produciendo la expansión de la cerveza Radler, aunque dependiendo del lugar, se la conoce con otros nombres distintos.

En Alemania del Norte la llaman Alsterwasser (“Agua de Alster”) que es el afluente del río Elba, que atraviesa Hamburgo. Por esta zona, en lugar de a los ciclistas, se asocia a otros deportes como la vela.

Ya fuera de la zona germana, donde existen múltiples versiones, ha traspasado fronteras a otros países como Francia o Italia, donde se la conoce como Panaché, o a Gran Bretaña y Estados Unidos, cuyo nombre es la popular Shandy.

Por otro lado, a España llegó procedente de Inglaterra durante los años 80 con la misma denominación anglosajona, pero su nombre originario es como comúnmente la conocemos: clara con limón. A nivel nacional, antes que probar la mezcla de cerveza con limón, se solía añadir gaseosa, tan frecuente en los hogares desde hace años.

Cómo son las cervezas Radler

La cerveza Radler es el resultado de la mezcla de cerveza con zumo de limón. Es muy popular ya que se sirve en la mayoría de los bares en Alemania.

Digamos que más que por su elaboración, podemos considerar a las Radler como una especie de cóctel. Concretamente el más extendido y consumido a base de cerveza para saciar la sed con las altas temperaturas.

En un principio podríamos concebirla como una mezcla de cerveza lager semi-oscura con zumo de limón, un producto. Aun a día de hoy en Baviera se siguen pidiendo estas Dark Radler, pero siempre de forma específica.

Desde 1993 la legislación alemana establece y obliga a embotellar la cerveza Radler en envases de cristal o latas, y consecuentemente se debe pagar el impuesto estipulado para la cerveza.

El limón, como ingrediente de este mix por sus notas cítricas, aporta ese carácter refrescante, palía el amargor propio de la cerveza y mitiga los efectos del alcohol al intervenir en la mezcla.