Historias curiosas de la cerveza.  Episodio I

Historias curiosas de la cerveza. Episodio I

Hace 2 meses

La cerveza, una bebida para compartir

Si hablaras con una persona que no conoce qué es la cerveza, ¿qué le contarías? En esta saga os relatamos historias curiosas y divertidas para entretener, al tiempo que saber más de esta bebida milenaria.

La cerveza es más divertida en grupo. Es reunión, y esto ya se sabía hace unos 5 mil años. Es por ello que se usaban pajitas para compartir. Eso sí, no eran de plástico ni de papel. Eran de oro y plata y de un metro de largo. Este hecho curioso se descubrió en una excavación arqueológica en Rusia. Se encontraron estas pajitas y en su interior había restos de cebada. También se halló una vasija enorme desde donde beberían en grupo los antiguos amigos. 

cerveza más antigua

Si pensabais que la cerveza más antigua de Europa venía de República Checa o Alemania, estáis equivocados. Al parecer la más antigua se remonta al Neolítico, a la región de Begues , un municipio de la provincia de Barcelona. El descubrimiento se produjo en 1999 a cargo de arqueólogos de la Universitat de Barcelona. Se encontraron restos de la bebida, sólo superados en antigüedad por muestras pertenecientes a los sumerios.

Cerveza en Egipto

Los egipcios perfeccionaron la receta de la cerveza, la agradecían a los dioses y se consideraba fuente de alimento y salud. Formaba parte de la dieta esencial de toda la población. Tan popular era, que en época de Ramsés II llegaron a fabricarse 4 millones de litros diarios.

La cerveza se extendió desde Egipto a Grecia y Roma. Sin embargo, en estas zonas preferían el vino. Es por eso que la cerveza fue a parar a las clases más humildes. Un concepto social que la reservaba al sector popular.

¡A contar estas historias! Encuentra muchas más en el próximo capítulo.

Toda la historia aquí